El piloto madrileño ha cuajado una brillante actuación en los 500 kilómetros de Alcañiz disputados este sábado en Motorland Aragón. Pese a tener que retirarse por un problema de embrague en el Ginetta G50 de la Escuela Española de Pilotos, marcó la vuelta rápida y lideró la carrera durante todo su stint.

José Manuel de los Milagros ha vuelto a demostrar este sábado el porqué es uno de los pilotos más rápidos del panorama nacional de circuitos. El piloto madrileño llegaba a Motorland Aragón recientemente coronado como campeón por segundo año consecutivo de la Clio Cup, y quería volver a luchar por el podio en los 500 kilómetros de Alcañiz.

De los Milagros, al volante de un Ginetta G50 de la Escuela Española de Pilotos compartido con Carlos Martínez de Campos y Jesús Díez Villarroel, se ha mostrado como uno de los pilotos de referencia desde los entrenamientos. En calificación, el piloto de veintisiete años conseguía un 2:11.724 que le valía para ser tercero en parrilla de entre los cuarenta vehículos inscritos. “Estoy satisfecho con el resultado, puesto que un tercer puesto siempre es bueno. De cualquier forma apenas he dado dos vueltas, y hubiese necesitado alguna más para tener más feeling con el coche. Estoy seguro de que, entonces, habría tenido muchas opciones de lograr la pole position teniendo en cuenta que apenas se me ha escapado por cuatro décimas”, decía de los Milagros.

En carrera, la velocidad del bicampeón de la Clio Cup le situaba como responsable de tomar la salida y, por supuesto, no ha decepcionado. “Lo he visto muy claro, y a final de recta he visto un hueco y lo he aprovechado para situarme líder”, decía a posteriori De los Milagros. Desde ese momento, su objetivo ha sido abrir la máxima distancia posible para dejar un buen colchón de segundos a sus compañeros de equipo. A ritmo de vuelta rápida, la cual ha logrado con un registro de 2:09.018 –ocho décimas mejor que el mejor de sus rivales-, De los Milagros ha abierto diferencias de más de un minuto con la mayoría de sus rivales, pues “desde que me he situado líder, sólo me he centrado en tirar para adelante. Hemos aprovechado al máximo nuestro depósito de combustible y he completado un relevo muy largo, de hora y media, con el objeto de ahorrarnos una parada en boxes al final”.

Sin embargo, el amplísimo liderato obtenido por el bravo piloto madrileño se ha esfumado apenas ha cedido el testigo a Martínez de Campos. Y es que el veterano piloto ha comenzado a sufrir problemas de embrague nada más retomar la pista y, cuando se dirigía a boxes, otro rival le ha golpeado dejando maltrecho el Ginetta G50. Pese a los esfuerzos de la Escuela Española de Pilotos por reparar el coche, y aunque éste ha regresado a pista, posteriormente ha tenido que retirarse al agravarse el mencionado problema con el embrague.

“Ha sido una pena porque creo que estábamos haciendo una carrera muy buena y que teníamos opciones de lograr un buen resultado final. Pero así son las carreras. Quiero agradecer la oportunidad de
disputar esta carrera a todas las personas que la han hecho posible, así como felicitar a la Escuela Española de Pilotos por darme un coche tan competitivo y con el que sólo me he tenido que centrar en pilotar. El año que viene me gustaría repetir para resarcirme del abandono”, explicaba de los Milagros, añadiendo finalmente que “el 2011 de todas formas ha sido muy bueno, con el título de la Clio Cup, la victoria en la Copa de España de Resistencia y también con el triunfo de nuestra categoría en las 24 horas de Barcelona”.